Hostal El Alfarero. Su Hostal en Mérida





  

Historia

Rafael OrtegaCuando hablamos del Hostal El Alfarero, hablamos de Rafael Ortega. Este reconocido escultor ceramista se inició desde joven en el oficio de la alfarería en los talleres de su ciudad natal, aunque ya en la década de los setenta se trasladó a Madrid, donde completó su formación a la vez que trabajó en las fábricas de Olañeta, Alfarat y Zakros.

En 1968 forma parte del gremio de artesanos de la Villa de Madrid y en 1975 ingresa en la Escuela Oficial de Cerámica de la misma ciudad como profesor de alfarería, creando ese mismo año el Taller de Cerámica de la Universidad Autónoma de Madrid.

Años después, en 1986, se establece en Mérida como profesor de la Escuela de Artes y Oficios de la capital extremeña e instala su taller en la misma localidad. Las famosas figuras de Ortega han sido paseadas por medio mundo: Marruecos, Italia, Madrid, Brasil, EEUU y Bruselas entre otras.

La inconfundible originalidad del autor le han llevado a ser galardonado y homenajeado en innumerables ocasiones, Medalla de Extremadura en el año 1998, Premio Nacional de Artesanía, en 1982, la Medalla de Oro del Ministerio de Vivienda (1972), la Medalla de FITUR (1987) o el Segundo Premio Nacional de Cerámica (1988).

Rafael Ortega fallece en el año 2007, pero antes nos deja una de sus obras de arte, El Hostal El Alfarero. Se encuentra en el corazón histórico de Mérida, una obra de arte donde descansar en una ciudad Patrimonio de la Humanidad.

El Hostal

En Hostal El alfarero usted encontrará un lugar donde descansar, después de realizar las distintas rutas turísticas para ver todos los restos arqueológicos y monumentos que se hayan en esta ciudad. Se encuentra situado en el corazón de la ciudad de Mérida (Patrimonio de la Humanidad), a tan solo 200 metros del Museo Nacional de Arte Romano, a 100 metros del Foro y el Templo de Diana, y a 5 minutos a pie del Teatro y Anfiteatro Romanos.

Inspirado en un ambiente rústico, mezcla perfectamente la modernidad con la artesanía, ya que lo decoran distintas obras en barro del distinguido artesano Rafael Ortega. Son también destacables nuestros patios de descanso, en los que podrá relajarse y tomarse un tiempo antes de dar marcha atrás en el tiempo y adentrarse en la Emerita Augusta.